DÓLAR TRM

$ 3.632,92

-$ 16,98

-0,47 %

COLCAP

1.247,94

+8,20

+0,66 %

PETRÓLEO WTI

US$ 42,91

US$ 0,74

+1,75 %

CAFÉ COLOMBIAN MILDS

US$ 1,64

-US$ 0,06

-3,34 %

ORO COMPRA BANCO DE LA REPÚBLICA

$ 202.499,12

+$ 2.134,88

+1,07 %

TASA DE USURA CRÉDITO CONSUMO

26,76 %

-0,38 %

-1,40 %

DTF

1,97 %

-0,01 %

-0,51 %

UVR

$ 275,39

-$ 0,01

0,00 %

El importante rol que juegan las empresas sociales en el desarrollo de un país

SOCIAL
26/04/2019
189

Una empresa social es una organización que combina el aumento de los ingresos y los beneficios con la necesidad de respetar y apoyar a su entorno y a sus stakeholders. Esto implica escuchar, invertir y gestionar activamente las tendencias que están remodelando el mundo empresarial. Es una organización que asume su responsabilidad de ser un “buen ciudadano”, tanto interna como externamente, sirviendo como modelo para sus análogos e impulsando un alto grado de colaboración a todos los niveles.  

 

Las empresas sociales son muy importantes para la construcción de un futuro próspero y para el crecimiento de la economía de un país. Estas se dedican a aportar positivamente a la sociedad por medio de acciones que contribuyen al cuidado del medio ambiente, a crear oportunidades para el emprendimiento y ayudan a fortalecer la educación de la población.

 

 

Desarrollo.

 

Fundación para el Progreso (FPP), en donde Nicolás Ibáñez es presidente y uno de los fundadores, es el ejemplo perfecto de un empresario que ha comprendido la importancia de estimular a las instituciones para que se preocupen por las personas. No obstante, esta no es una compañía como las que conocemos tradicionalmente, se basa en el mismo principio de las empresas sociales que buscan proporcionar beneficios para los ciudadanos. Además, el desarrollo del conocimiento y el pensamiento crítico es fundamental en esta fundación. Nicolás Ibáñez es un hombre que cree en el progreso por medio de crear oportunidades para el acceso al trabajo, a la formación, la enseñanza y la libertad de pensamiento.

 

A Nicolás Ibáñez le ha servido mucho ser un empresario exitoso, ya que de alguna forma sus compañías le han permitido obtener ganancias y lograr sus objetivos sociales, generando un impacto positivo en la sociedad. Su estilo directo lo ha llevado a ir en contra y trabajar para disminuir de las injusticias que se presentan, la falta de inclusión, la falta de oportunidades laborales y académicas.

 

Las empresas sociales se basan en la persona

 

La característica particular de las empresas sociales es que prima la persona sobre cualquier capital, el ser humano desempeña un protagonismo fundamental ya que su fuente de inspiración está basada en la filantropía —bienestar, amor y dedicación por ayudar al prójimo—. Estas instituciones están orientadas a invertir en crear iniciativas que potencien una economía basada en las personas y su desarrollo. De acuerdo a este principio, el empresario Nicolás Ibáñez se ha destacado por ser un altruista que ha llevado su pasión por el crecimiento de Chile a un nivel más humano.

 

Nicolás Ibáñez no sólo ha pensado en los jóvenes del país, ya que ha tenido en cuenta que generar empleo en sus empresas no es suficiente para cumplir una labor social que favorezca de forma significativa a la sociedad, buscando ayudar y favorecer a las poblaciones más vulnerables. Un ejemplo de esto es Fundación Oportunidad Mayor (FOM) que tiene una política inclusiva que busca combatir el abandono y el olvido de los adultos mayores. 

 

Él creó esta fundación con el deseo de poder mejorar las condiciones de vida. Esta labor social ya ha llegado a un nivel de importancia en Chile y  recientemente participó en el taller “Objetivos de Desarrollo Sostenible, Compromisos Globales y su Implementación en el Municipio” organizado por la Escuela de Capacitación Municipal de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), para buscar alternativas que minimicen la pobreza, protejan el medio ambiente y proporcionen bienestar por medio de la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS).

 

El empeño de Nicolás Ibáñez por mejorar las condiciones de estas personas es un trabajo continuo. También apoya y colabora en el proyecto de “Adulto Mejor” liderado por el Gobierno, en donde la prioridad es generar en Chile “Ciudades Amigables para las personas mayores”, a partir de un nuevo trato y una integración social. Las empresas sociales contribuyen en el desarrollo del país por medio de garantías que generen bienestar.

 

Las empresas sociales son importantes para el futuro

 

De acuerdo a las condiciones en las que se encuentren los jóvenes, los adultos y las personas mayores, se define la importancia de crear medidas que busquen el equilibrio en una sociedad. Desarrollarse más allá del ámbito financiero es fundamental para que una sociedad converja en un crecimiento continuo y por el bien común. El equilibrio es un rasgo que proporciona estabilidad y tranquilidad a un país que desea la tranquilidad y calidad de vida para todos, por eso la responsabilidad social de las organizaciones es tan importante para el futuro.

 

Crear acciones sociales que proyecten a Chile como un país en el que todos son importantes y merecen las mismas oportunidades para emprender y progresar, es uno de los pilares que el empresario Nicolás Ibáñez ha usado para garantizar un cambio o un avance positivo. Lo mejor de las empresas sociales es que realizan inversiones a otras instituciones similares y eso tiene su retorno para seguir apoyando proyectos, ya que estas son auto sostenibles. Así lo explica Andrés Oppenheimer, periodista, escritor y conferencista argentino, en su libro Crear o Morir en donde habla sobre estimular la inversión en ideas innovadoras que aporten a Latinoamérica.

 

Cabe resaltar que estas empresas también son generadoras de empleo, el crecimiento sostenible e inclusivo es estimulado a partir del espíritu emprendedor en el que se sumergen las personas que se sienten útiles en una sociedad y en su trabajo. Nicolás Ibáñez por medio de sus empresas también desempeña esta labor, su contribución social no solo se ha limitado a las fundaciones, sino que por el contrario todas sus inversiones permiten que Chile se beneficie.

 

 

+ LEIDO