hello

La historia de la tornillería más grande en Colombia

EMPRESARIOS
07/06/2019
409

Llegar a ser la tornillería más grande de Colombia no fue un camino sencillo para la empresa Mundial de Tornillos, sobre todo teniendo en cuenta que emprender en el país no es una tarea fácil. Esta compañía nació hace 40 años y desde ese momento ha vivido y superado diferentes retos y dificultades de la mano de su fundador, lo que la convierte hoy en la fructífera empresa que genera más de 500 empleos y que ha traído al mercado nacional importantes marcas internacionales.

 

Como en muchos casos cuando se inicia un emprendimiento y se consolidan las mejores ideas, Mundial de Tornillos fue el resultado de una iniciativa de dos amigos que con un sueño, esfuerzo y convicción pusieron en marcha este proyecto que inició con cuatro empleados, y que durante su historia ha contribuido a generar desarrollo económico y social como parte del motor industrial del país.

 

Mundial de Tornillos.

De una idea al emprendimiento

 

Efrén Cardona, ciclista oriundo de San Vicente de Antioquia, arribó a Bogotá con 23 años, en busca de su sueño de competir en las grandes carreras nacionales; pero por casualidades de la vida, llegó al mundo de los tornillos a través de la empresa Central de Tornillos y Remates, en donde trabajaba para sostenerse en la capital.

 

Al verse inmerso en la estabilidad laboral, que sus habilidades de comerciante le favorecían y al contar con el amplio conocimiento en el sector que adquirió durante un año en aquella empresa, decidió empezar a comercializar por su propia cuenta y riesgo. Por esa misma época, ingresó a la universidad, en donde se encontró con el que sería su próximo socio, quien también estaba involucrado en el ramo de las ferreterías.

 

En ese momento decidieron montar su propio negocio, y con un pequeño almacén que quedaba ubicado en el barrio Ricaurte y un reducido capital, nació la empresa Mundial de Tornillos. Aunque comenzaron con pocos ahorros, con ambos socios y dos empleados adicionales atendiendo, vendiendo y organizando, de a poco fueron consiguiendo el dinero para capitalizar el negocio y apalancarse en los proveedores, con quienes consiguieron fama de buena paga.

 

Una visión hacia un futuro prometedor

 

La expansión no duró mucho tiempo en llegar. Gracias a que Cardona comenzó a hacer algunas movidas estratégicas, siempre entendiendo los mercados que podía atacar para ofrecer las soluciones que estos necesitaban, al año, la empresa ya contaba con su segundo almacén en Santa Lucía. Tiempo más tarde, en 1988, se inauguró —con la celebración del aniversario número 10— la sede en Paloquemao, que hasta el día de hoy es la más visitada por los clientes.

 

Las adversidades y los retos nunca fueron un impedimento para que el dueño de Mundial de Tornillos construyera a pulso una historia de éxito, en donde las dificultades se convirtieron en lecciones para aprender y sobreponerse. Desde el cierre de otra firma que no funcionó, los competidores desleales, el impacto de la violencia de la época en el país y la mala prensa por parte de la competencia, fueron unos de los momentos críticos que con entereza, firmeza y trabajo en equipo se lograron superar.

 

El éxito, los triunfos y las metas alcanzadas han sido logrados con huellas de constancia, empeño y dedicación, con objetivos claros y definidos, se integran al entusiasmo y al deseo de servir de esta empresa que ha creído y seguirá creyendo en el desarrollo de Colombia.

 

El trabajo en equipo, la ética, el cuidado y el cumplimiento de las obligaciones con los empleados de Efrén Cardona, el compromiso y responsabilidad social, los productos de primera calidad y el buen servicio a sus clientes han sido los pilares de esta gran empresa que es hoy Mundial de Tornillos.

 

Como menciona su fundador: “la gente nos identifica (a Mundial de Tornillos), no por vender barato sino por vender productos de alta calidad, con soporte técnico, distribución eficiente, surtido y a precios competitivos. Nosotros miramos los diferentes fabricantes e implementamos la innovación en nuestro portafolio”. Con ese talante, Cardona y su empresa han marcado a lo largo de todo este tiempo una pauta de seriedad, responsabilidad y buena imagen dentro de su gremio.

 

Hoy, la empresa cuenta con más de 500 empleados, 16 puntos de venta en Colombia en diferentes ciudades, certificación ISO 9000, y sigue fortaleciéndose para en los próximos 40 años continuar imprimiendo su espíritu y seguir creciendo con transparencia ayudándole al país.

 

 Leer más:

 

 

+ LEIDO